El Intento, por Angela Castillo - Magazine deixalatevaempremta.org -->

Magazine deixalatevaempremta.org

Un trabajo Holístico de Solidaridad y Empoderamiento personal.

Cursos solidarios de formación holística

Última hora

Post Top Ad

El Intento, por Angela Castillo


El intento es la flecha encendida que brota del corazón. Actúo y me conduzco en la dirección que impulsa este latido. Ya no indago si acertaré o no.

En el intento está el logro.


El intento es la flecha encendida que brota del corazón. Actúo y me conduzco en la dirección que impulsa este latido. Ya no indago si acertaré o no. Con seguridad que acierto, porque la diana está en el intento. En el mismo intento se da la transformación. Puede que ahora no lo vea, pero ya estoy en la meta si mantengo vivo el intento y me dejo avivar por su fuego.
El intento es un ¡Sí! que desafía a todas las justificaciones que me cuento, a todas las incertidumbres que me acosan, a todos los inconvenientes que vienen a convencerme con su lógica. El intento atiende a ese ¡Sí! que grita el sueño latente en mi corazón y, aunque vengan todas las quimeras lánguidas a decirme cómo tengo que pensarme a mí misma, ahí está el intento, sosteniendo el latido que lo aviva, la flecha que me enciende alumbrando la diana de cada logro.
El intento es una cita a ciegas que tengo conmigo misma, con un espacio que desconozco pero que me apasiona descubrir. ¡Cómo puedo dejarme plantada si hemos quedado ahí! Llueva o truene, acudo a la cita, porque ahí donde hemos quedado, donde puse el intento, ya me estoy esperando.
El intento no sabe de frustraciones, esto es cosa de la ilusión. No increpa a la piedra por cruzarse en su camino, ni discute con el muro que le impide el paso, ni se enreda en el juego de las contradicciones. No atiende a los cuentos que conducen a ninguna parte, pues el intento es un compromiso de vida que florece en el aquí, que se renueva en el instante.
El intento no malgasta sus fuerzas en lo imposible y sigue adelante, paso a paso, pues necesita todo el potencial a su alcance para mantenerse vivo como intento. No negocia el intento rompiéndose en partes, ni apuesta a múltiples direcciones, ni se guarda un as bajo la manga, por si acaso. Sólo hay una dirección, mantenerse vivo, y el intento es unidad en ese sentido.
El intento es la respiración del propósito. Es recordar a cada paso el por qué inicié este camino. Y aunque a veces el cansancio me lleva al olvido y camino en la inercia de los automatismos, siempre viene el aprieto a recordarme el intento, a decirme: respira, respira, respira en el intento. Siente, siente, siente el pálpito del intento que sostiene tus latidos… ¡Y cómo se renueva el impulso cuando recuerdo el intento!
Vivir es el origen del intento. Fue por mantenerme viva que estoy donde ahora estoy. ¡Ah! Pero ya puse el intento, ya aposté por la vida, ya estoy aquí. ¿Por qué no siento la fuerza que me aviva? ¿Es que acaso dejó de respirar el intento? ¿Quién se vive en mí cuando me olvido de respirar? ¿Quién se piensa en mi pensamiento cuando me ausento? ¿Qué sueños del mundo me desvían de mi sueño? En la inercia me olvido de vivir, hasta que viene la renovación del intento. La actualización de mi compromiso con la vida. Todo lo que no es el ¡Sí! se derrumba en mis adentros y se desvanece alrededor, pero yo respiro. Todo pierde sentido, pero mi corazón sigue latiendo. Ahí está la fuerza renovada del intento. En ese punto donde no hay excusas ni condicionantes. Respiro o respiro, bombea y bombea el corazón. No hay más opción. Sí o sí. Sí, ¡claro! Vine a la vida. Estoy viva. Es por seguir viviendo que vine aquí donde ahora estoy, donde siempre me he estado esperando…


 
Angela Castillo

La Magia De Las Relaciones
www.angelacastillo.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario