¿DOLOR ES SINÓNIMO DE REGLA? ¿QUÉ NOS PUEDE ESTAR INDICANDO UNA REGLA DOLOROSA?, Por Natàlia Molina - Magazine deixalatevaempremta.org -->

Magazine deixalatevaempremta.org

Un trabajo Holístico de Solidaridad y Empoderamiento personal.





SOMOS UNA ASOCIACIÓN SIN ÁNIMO DE LUCRO

Descubre todo lo que podemos hacer por ti.

Última hora

Post Top Ad

¿DOLOR ES SINÓNIMO DE REGLA? ¿QUÉ NOS PUEDE ESTAR INDICANDO UNA REGLA DOLOROSA?, Por Natàlia Molina



Me gustaría dedicar este artículo en especial a todas aquellas “niñas” que por 1ª vez han tenido la experiencia de experimentar su primera menstruación, y a todas las adolescentes que “andan perdidas” intentando entender qué está pasando en su cuerpo.
¿DOLOR ES SINÓNIMO DE REGLA? ¿QUÉ NOS PUEDE ESTAR INDICANDO UNA REGLA DOLOROSA?
Mi opinión personal es que NO, el dolor no es sinónimo de regla. ¿Entonces por qué algunas mujeres sufren tanto los días previos a la regla y/o durante ella?
Si aplicamos el sentido común, el dolor es un indicador de que algo no va bien. Igual que el placer es un indicador de que todo va bien.
Con la 1ª regla, nuestro sistema hormonal hace su aparición en escena. Brota como una flor en primavera, y nuestro cuerpo y nuestra mente todavía no se han enterado muy bien de qué va la película. Así pues, ahí están los tres: la mente intentando entender lo que está pasando, nuestro cuerpo que no sabe qué hacer con tantos cambios repentinos y nuestras emociones que tampoco saben cómo gestionar tanta explosión e intensidad juntas.
¡¡¡Imaginaros el panorama!!! Hasta que los tres se ajustan y se acoplan como las piezas de un puzle en nuestro cuerpo pasan cosas “algo incómodas” que pueden llevar un tiempo. ¿Cuánto? Cada mujer es diferente. Pero esto no conlleva que tenga que haber un dolor extremo.
Todas las mujeres, y sobre todo los primeros años, hemos tenido molestias con la regla hasta que todo se ajusta. ¿Pero qué pasa con el sufrimiento y el dolor extremo que tienen muchas mujeres que incluso no pueden levantarse de la cama? ¿Es normal esta reacción? Creo que ante tal situación hay hacerse preguntas.
La sociedad y los medios de comunicación se encargan de inculcar este rechazo haciéndonos creer que la regla tiene que doler. Pero no señoritas, no tiene por qué ser así. En mi experiencia personal yo no he sufrido nunca dolores menstruales, pero mi hermana se desmallaba y perdía el conocimiento. ¿Dónde está la diferencia? ¿Quizás fue en como cada una integró la transmisión de la regla por parte de mi madre? ¡¡¡Ella odiaba la regla!!! Pero a mi esta información no me generó rechazo.

Volviendo al hilo de la conversación, ¿qué nos puede estar diciendo el dolor de nuestra menstruación?
Después de años de observación y escucha propia y de otras mujeres, este dolor intenso podría estar relacionado con “el rechazo” a la propia regla. Desde que tenemos uso de razón, nos pasamos la vida escuchando el calvario de tantas mujeres con la regla, esperando que cuando nos llegue la experiencia nos pase lo mismo. ¿Pero qué pasa con la cantidad de mujeres que no tienen dolores ni molestias? ¿Por qué no las escuchamos para poder sacar una conclusión positiva del por qué no les duele la regla? ¿Qué hacen que su ciclo sea incluso placentero? Aunque os parezca mentira hay muchas mujeres que se alegran cada mes cuando aparece la regla (yo soy una de ellas).  Duela o no, en algún momento, que suele ser en la pubertad, todas tenemos algún rechazo con la regla, pero creo que es porque nadie nos ha explicado sus beneficios. En mi opinión, el rechazo extremo y la “no aceptación” de nuestra feminidad, nuestro cuerpo, nuestro rol en la sociedad, etc., hace que acabemos “odiando” todo lo que somos, no solo la regla.
Hay muchos remedios que nos pueden ayudar tanto en la medicina tradicional como en la natural, y es bueno consultar al médico para averiguar si alguna hormona está en desequilibrio y está produciendo este dolor. Pero hay una cuestión más importante que apenas se contempla y es de vital importancia para que el dolor y las molestias desaparezcan o sean más ligeras. ¿Qué,  os preguntaréis? ¿No lo adivináis? Ahí va: la regla nos hace el gran regalo de conocernos, de saber quiénes somos y de cambiar todo aquello que no nos gusta. Esta es la clave de trabajar con el ciclo menstrual. Nos ayuda a pulir el diamante que está aún por florecer en nuestro interior. Cada mes nuestra regla nos da la oportunidad de dejar ir a través del sangrado lo que ya no nos sirve y construir los cimientos de quiénes queremos ser. No hay que esperar todo un año a que los Reyes Magos no traigan el regalo. Nuestra regla nos lo trae cada mes.
Entonces chicas, ¿qué os parecería  tomarnos la regla como una asignatura más del instituto y dedicarle el tiempo para escucharla, estudiarla y observarla? Así, seguro que obtendríamos el diploma de honor en autoconocimiento. Dejar de quejarnos para descubrirnos y recordar quiénes somos cada una de nosotras: este es parte del mensaje que traen los dolores de regla. ¿No creéis qué vale la pena hacer este “esfuerzo” para tomar la responsabilidad de nuestra vida?
Así que… manos a la obra y empecemos a excavar la cueva para indagar en nuestro dolor.
Muchas gracias y un abrazo.
Natàlia Molina


Natàlia Molina López
Naturopata, Educadora de Masaje y Reflexología Infantil, Técnica Metamorfica - Terapia Prenatal, Reflexologia podal, Drenaje linfatico manual, Flores de Bach y Aromaterpia, Maestra de Reiki Usui
Grupos de mujeres, ciclo menstrual, etc
TEL: 664.62.17.02


No hay comentarios:

Publicar un comentario