“Salta conmigo!”: Saltos cuánticos con Progresiones, Por Elena Goretti - Magazine deixalatevaempremta.org -->

Magazine deixalatevaempremta.org

Un trabajo Holístico de Solidaridad y Empoderamiento personal.

Cursos solidarios de formación holística

Última hora

Post Top Ad

“Salta conmigo!”: Saltos cuánticos con Progresiones, Por Elena Goretti






El tema de crear nuestra propia realidad está muy de moda en los últimos años, desde que la Física cuántica se planteó qué es la “Realidad”…

Llevamos mucho tiempo escuchando que para conseguir lo que queremos, debemos ser, ante todo, positivos. Es evidente que, sin optimismo, no vamos a lograr nuestros propósitos o nos va a ser muy difícil hacerlo, y es que una buena predisposición ya te coloca en una posición aventajada para conseguirlo, si no te sientes capaz y ni con ganas de hacerlo, va a ser muy complicado para ti que logres tus propósitos.

También se utilizan las afirmaciones positivas para mejorar nuestra salud, tanto física, como mental y emocional, con la intención de transformar nuestra realidad a través de dichas afirmaciones.

Parece ser que todo esto tiene una base científica según la Mecánica Cuántica, aunque no libre de controversia por las diversas opiniones de los físicos respecto de los resultados del “Experimento de la Doble ranura” propuesto por Thomas Young en 1978 y que ha seguido realizándose y perfeccionándose hasta estos últimos años.

Este experimento consistía en la observación del comportamiento del fotón para ver si se manifestaba como onda o como corpúsculo, partícula o materia. Empíricamente, se ha demostrado la “Dualidad onda-corpúsculo” del fotón, que es la partícula elemental responsable de las manifestaciones cuánticas del fenómeno electromagnético.

Con este experimento, se puso de relieve la influencia o interferencia en los resultados por parte del observador: un fotón podía, de algún modo, conocer por adelantado el tipo de observación al que sería “sometido”, y cambiar su comportamiento a onda o a partícula en concordancia a lo que el sujeto observador observaba. Es decir, si el observador esperaba que el comportamiento fuera de onda, el fotón se manifestaba como onda, y si esperaba que fuera de partícula, el fotón se manifestaba como partícula o materia.

Entonces, es como si de alguna forma la conciencia estuviera influyendo en un fenómeno que en apariencia debiera ser independiente, o hasta que pudiera estarse creando ese fenómeno con el mero acto de observar...

Según la Teoría Cuántica, la conciencia brota a partir de fotones virtuales coherentemente ordenados en el sistema cuántico del cerebro. Podemos decir que la conciencia viene de la observación o percepción y que el observador se convierte en el espejo de la realidad que su conciencia debe conocer y, de esta manera, asume la dualidad onda-partícula, cuerpo-conciencia, mente-realidad… Llegado a este punto, se puede afirmar que la Realidad no es más que un holograma constituido por partículas elementales ordenadas en nuestro cerebro.

Podría extenderme con la Teoría y la Mecánica Cuánticas, que me parecen fascinantes, pero no es eso lo que pretendo… Lo que quiero es poner de manifiesto que la Física Cuántica nos invita a plantearnos que la Realidad no es inmutable, si el observador afecta a lo observado, nosotros, como observadores, somos capaces de afectar y modificar nuestra realidad.

A raíz de estos experimentos y teorías, se desarrollaron los fundamentos de la famosa “Ley de la Atracción” y del libro “El Secreto”, que de lo que nos hablan es de nuestra capacidad de crear o materializar nuestra propia realidad.


¿Cómo hacerlo de una manera más efectiva? “Ese es otro cantar”…

Para poder crear nuestra realidad, ¿son suficientes las afirmaciones positivas? En mi opinión, está claro que no. Para empezar, debes creértelo y eso, a veces no es tan fácil. Nuestra mente racional ya se encarga de boicotearnos haciéndonos creer que eso no es posible…

Suponiendo que ya nos lo creemos, ¿es suficiente con la intención? Considero muy buenas herramientas el trabajar con la visualización creativa y, sobretodo, trabajar con la emoción puesta en sentir que esa realidad ya existe, ya la estoy creando. Pero, a menudo nos falta la confianza plena en que eso funcionará y también la constancia para llevar a cabo ese entrenamiento, por no hablar de la dificultad de mantener nuestra intención y emoción de manera imperturbable y permanente en nuestro objetivo.


¿Qué os propongo yo para trabajar y lograrlo?

Hace tiempo, mi espíritu curioso se interesó por la “Ley del desdoblamiento del tiempo" de Jean-Pierre Garnier Malet, doctor en Física que en 1988 lanzó esta teoría que permitió explicar la llegada al cinturón de Kuiper de planetoides que están en el origen de las explosiones solares de gran envergadura.

Lo más interesante del tema es que Garnier afirma que esta ley es aplicable a nuestra vida...

Según él, vivimos “desdoblados” en dos realidades a la vez, una en la que nuestro cuerpo físico, material y corpuscular explora el espacio en nuestro tiempo “actual”, y otra en la que nuestro “doble cuántico”, energético y ondulatorio, viaja en los diferentes tiempos de nuestro desdoblamiento a una velocidad superior a la de la luz.

Nuestro “doble cuántico” vive en una realidad en la que puede viajar aceleradamente y experimentar muy rápidamente nuestro futuro, de manera que puede aprender cuál es la mejor manera de sortear ciertos obstáculos. Cada pregunta o problema que le planteemos tendrá múltiples respuestas o soluciones, creando infinitos futuros posibles, y la solución vendría de la mejor elección entre esos potenciales futuros posibles.

Puede parecer increíble esto que os estoy planteando, pero en verdad lo experimentamos frecuentemente sin ser conscientes de ello… Cuando nos vienen intuiciones o premoniciones, éstas provienen de la comunicación que se produce con nuestro “doble cuántico o energético”, el cual nos hace llegar esas informaciones para ayudar a nuestro instinto de supervivencia permanente.

Ese “doble” no es más que lo que much@s denominamos nuestro “Yo superior”, el que se relaciona con nosotr@s a través de nuestra voz interior, esa voz que a veces no escuchamos porque desconfiamos de que eso que nos dice sea fiable y de que realmente se trate de una revelación y no de una interferencia de nuestra mente.


Y ahora ya os puedo lanzar mi propuesta: ¡Aprovechemos la experiencia de nuestro “doble cuántico” para manifestar en nuestra realidad la mejor opción posible para nosotros!

Mediante lo que yo llamo una Progresión en el tiempo, os propongo comunicarnos con nuestro “doble cuántico” para que nos muestre el camino, para conocer los problemas con antelación, para prever las soluciones, para encontrar los proyectos que son útiles para nosotros y abandonar los que no lo son.

La Progresión se efectúa llegando a un estado expandido de conciencia que nos permite conectar con nuestro “doble cuántico” porque nos abrimos a otra realidad multidimensional. En ese estado de conciencia, nuestras dudas o desconfianza desaparecen y podemos permitirnos vivir la experiencia sin que intervenga nuestra mente racional.

Se trata de realizar un Salto cuántico guiados por nuestro “doble”, el cual nos enseñará cuál es la mejor solución a nuestros problemas, sean de la índole que sean.


¿Quién mejor que nosotr@s mism@s puede saber lo que nos conviene? Nunca olvidéis que no estamos sol@s, nuestro Yo superior o “doble cuántico” está siempre ahí para echarnos una mano cuando lo necesitemos, ¡sólo hace falta pedírsela!

Y con esta pregunta, me despido de tod@s vosotr@s, compañer@s incansables de viaje, ¿estáis dispuestos a hacer un Salto cuántico? Si así lo sentís, os digo ¡Salta, salta conmigo! como dice la canción del grupo madrileño de rock Tequila.

Gracias por vuestra atención y hasta la próxima parada en este enriquecedor viaje que es la Vida.




Elena Goretti Regresiones, Constelaciones Familiares individuales, Asesoramiento con Tarot, Terapias energéticas tlf/wsp: 670.40.63.57 egmetaute@gmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario